VENDAJE NEUROMUSCULAR

El vendaje neuromuscular es una venda elástica en sentido longitudinal con numerosos efectos terapéuticos. Sus características diferenciales respecto del resto de vendajes en cuanto a las propiedades mecánicas de la venda y al modo de aplicación, hacen que el nombre de esta venda no haga referencia sólo al material, sino que se conozca también como una técnica o un método de vendaje. Por tanto, al hablar del vendaje neuromuscular, en función del contexto sabremos si se hace referencia al material de vendaje neuromuscular o bien a la técnica o método de vendaje neuromuscular.

El vendaje neuromuscular fue inventado por el Dr. Kenzo Kase en la década de 1970. Se trata, por tanto, de un método de vendaje relativamente joven, aunque se está consolidando con fuerza a nivel mundial como una herramienta de trabajo en consultas de fisioterapia, rehabilitación, podología, logopedia, hospitales, gimnasios, clubes deportivos…

El vendaje neuromuscular tiene su origen en las ciencias de la Quiropraxia y la Kinesiología, según las cuales el movimiento es imprescindible para mantener o recuperar la salud. El movimiento tiene lugar gracias a la actividad muscular, es por ello que el vendaje neuromuscular se desarrolló inicialmente con el propósito de ayudar a mejorar la función muscular. La musculatura no sólo interviene en la ejecución de los movimientos, sino también en el mantenimiento del equilibrio global del organismo (homeostasis) por su influencia directa sobre la circulación sanguínea y linfática, por lo que si la musculatura no funciona bien, puede ocasionar problemas en otros sistemas corporales. El vendaje neuromuscular, gracias a sus propiedades elásticas en sentido longitudinal, ayuda a la función muscular sin limitar los movimientos corporales. De esta forma, ayuda al organismo a activar su propio proceso de curación al facilitar la circulación sin alterar la movilidad.

El vendaje neuromuscular proporciona estímulos sensitivos a través de la piel, los cuales son interpretados por el organismo para elaborar una respuesta a la información proporcionada por el vendaje. Es por ello, que al desarrollar el vendaje neuromuscular no sólo se tuvo en cuenta la musculatura, sino también la piel, al tratarse del órgano receptor de la información que proporciona el vendaje neuromuscular, y de acuerdo a esto, se diseñó un vendaje con propiedades muy similares a las de la piel (grosor, peso, elasticidad…).

A medida que se desarrolla el método de vendaje neuromuscular, van apareciendo nuevas aplicaciones más allá de la aplicación muscular para la que se concibió inicialmente este vendaje. La investigación sobre el vendaje neuromuscular y sus efectos terapéuticos está siendo fructífera en los últimos años, lo que permite avanzar en el desarrollo de nuevas aplicaciones de vendaje neuromuscular.


Valoración media de nuestros clientes
4.7
Todo muy bien.